Latest Posts:

Ludo, el vampiro: capitulo 2


Hola a todos, gracias por leer una entrada más de mi blog, se los agradezco mucho de antemano. En esta entrada continuare con una historia que comencé a escribir basándome en los libros de Anne Rice, el ejemplo más claro “entrevista con el vampiro” el cual está ya reseñado en mi blog, les dejo el link Entrevista con el vampiro
La historia que cree que se llama Ludo, el vampiro y cuenta como era su vida antes  de ser un vampiro, su transformación y los cambios que tuvo que afrontar al convertirse en ese ser.  Les dejo el link del primer capítulo par que lo lean: Ludo, el vampiro: capitulo 1




Capitulo 2

— No supe el lapso de tiempo que estuve desvanecido. — confesé a Mijaíl que me observaba con asombro. — Pero desperté justo cuando algo entraba a mi boca, algo con un sabor dulce que me trajo de nuevo a la realidad; era la sangre. Algo tan insignificante para un humano pero preciado para los seres como nosotros.

» Entró directamente por mi boca, abrí los ojos al instante y pude ver a la extraña mujer depositándola desde su muñeca desgarrada hasta mí. Tuve la misma sensación que tu, Mijaíl, cuando probé por primera vez la sangre, lo recuerdo muy bien.

» Tuve un intenso asco al sentir gorgotear la sangre dentro de mí, pero en cuestión de segundos un hambre sobrehumana me invadió por completo, quería seguir bebiendo más sangre de la mujer. Era adictiva, extraña e intensa. Y eso me enloquecía. Cuando menos lo pensé me aferre con fuerza de su brazo succionando cada vez más liquido, hasta que me arrojó de un solo tirón al suelo.

» — Con esto bastara. Ahora llevad esto, es tu premio por darme de tu sangre. — arrojó a mis pies una bolsa suficientemente grande y pesada. — Es tu oro, haz lo que quieras con él.

» — ¿Quién eres tú? — pregunté con cierta fascinación mientras limpiaba la sangre en mi rostro para llevármela directamente a mi boca. — ¿Qué me has hecho?

» — Tu salvadora, si así deseas llamarme. — se acercó y pasó su fría mano suavemente por mi mejilla. — Volverás mañana a este lugar en cuanto el sol se oculte, no tendrás opción, estarás aquí y te explicare todo.

» En un abrir y cerrar de ojos, la mujer ya no estaba. Había desaparecido rápidamente sin dejar indicios de su partida. Me estremecí. Pensé que todo había pasado en mi cabeza, o había sido tan solo un ánima del cementerio, pero la prueba estaba ahí, la bolsa estaba arrojada en mis pies, la abrí solo para confirmar su contenido y efectivamente, era mi premio…

» Camine hasta la hacienda cargando la bolsa. Era finales de junio pero un extraño frio me acompañaba en esos momentos, no estaba en el ambiente, era mi temperatura corporal, mas sin embargo no temblaba, ni nada por el estilo. Tal vez era la señal de que la muerte me acompañaba, y sin embargo nunca me ha abandonado; el frio aún me sigue...

» Mi madre me recibió en la habitación que compartíamos dentro de la hacienda. No había podido conciliar el sueño, no, aun sin saber nada de mi paradero, eso la consternaba. Me dio un fuerte abrazo pero fue repentino al ver mi rostro manchado de sangre y mi ropa repleta de tierra.

» — ¿Qué te ha pasado? — preguntó examinándome con cuidado.

» Estaba claro que no le contaría lo que pasó con la mujer pero mi mente no había tenido el tiempo suficiente para plantearme una situación diferente. Y me refugié en la improvisación.

» — Me he caído de un caballo, fue cerca del cementerio. — nunca le había mentido a mi madre. — Estoy bien, no me ha pasado nada.

» Eso le bastó, me dolía por dentro no contarle lo que en realidad había pasado, pero era mejor no hacerlo. Mi madre fue por ropa limpia cuando puse la bolsa de oro sobre la mesa, algunas cuantas monedas se salieron de la bolsa cayendo directamente al suelo, llamando la atención de mi madre.

» — ¿Qué es eso? — preguntó mirando las piezas brillantes de oro. — ¿De dónde lo sacaste?

» — Las encontré en el cementerio, justo cuando caí del caballo. Te puedo asegurar que no las he robado, estaban ahí, yo solo las tomé.

» Mi madre tomó un montón dentro de sus manos, la alzó hasta su rostro y las miró con fascinación. Ni en toda nuestra vida trabajando dentro de la hacienda podríamos tener una moneda de esas en nuestras manos.

» — Con esto, nuestra vida estará resuelta. Nos largaremos de aquí, te comprare una casa y todos los vestidos que quieras. Ya no tendrás que preocuparte por trabajar.

» Se quedó perpleja por unos minutos mirando el oro. Seguramente estaba imaginando todo lo que haría con él, pero sorpresivamente lo regresó a la bolsa.

» — Llévaselo al oidor, no podemos quedarnos con él. — dijo mi madre estremecida. — es lo mejor que podemos hacer.

» — El oro es mío, madre, te aseguro que no tiene dueño. Si se lo entregamos al oidor, solo lo haremos más rico de lo que ya es. — tomé su mano y deposite un puñado de monedas. — Cuando salga el sol, cómprate un par de vestidos, los que más te guste. Si ves otra cosa cómpralo, un carruaje, una casa, lo que desees.

» Estaba seguro que seguiría oponiéndose, solo le di un beso y me fui a la cama. Sería un día ocupado, seguramente. Mandaría hacer un anillo, especial para Valeria. Eso era lo único que me importaba; Valeria.

» Cuándo desperté, el sol estaba a punto de ocultarse. Nunca había dormido de día, no era una buena costumbre, hoy lo hago por necesidad y lo disfruto. No había señas de mi madre por la habitación, seguramente estaría paseando aun con las manos repletas de artilugios. Tomé la bolsa de oro, sabía a dónde tenía que ir.

» Subí al techo de la cocina de la hacienda, trepé por el muro de piedras hasta llegar al balcón de Valeria. Me asomé por la ventana, había una lámpara encendida. Pude verla sentada frente a su tocador, pasando su cepillo de plata entre sus cabellos castaños. Toqué el cristal delicadamente esperando no hacer mucho ruido, ella se acercó hasta ahí y la abrió para que pasara.

» — ¿Qué haces aquí? — preguntó recibiéndome confundida.

» — He venido a visitarte, mi amada. Pensé que me recibirías de otra manera.

» — ¿Con una entrada triunfal? — musitó riéndose.

» — Me has prometido tu mano a cambio de una fortuna, aquí esta. — le mostré la bolsa de oro, pero ella solo continuo riéndose.

» — ¿Cómo has llegado hasta aquí? — preguntó observando el oro.

» — He trepado, Valeria.

» — No me refiero a eso, Ludo. ¿Cómo has podido llegar hasta aquí? Si todos los guardias del oidor te están buscando.

» No comprendí la situación, no entendía lo que me estaba diciendo Valeria en esos momentos. Ahí estaba esperando que la mujer de mi vida, me correspondiera al instante, que saltara en mis brazos y me besara, pero no lo hacía, solo se reía evadiéndome.

» — ¿Por qué me están buscando?

» — ¿No lo sabes? Por eso…— apuntó a la bolsa de oro. — Tú y tu madre, son un unos ladrones, le han robado ese oro a un mercader.

»— No lo he hecho, este oro es mío. Tú me lo pediste, yo te amo, Valeria. Haría todo lo que me pidieras.

» — No metas el amor en esos asuntos, ladrón. — bufo inesperadamente. — Espero que recibas tu castigo, del mismo modo que tu madre lo ha hecho. Colgada igual que tu padre. Familia de ladrones.

» Con sus palabras, sentí un fuerte golpe dentro de mí. No podía comprender lo que me estaba diciendo. Mi madre no podía ser ejecutada, no podía estar muerta.

» — ¿Qué has dicho de mi madre?

» — La ahorcaron, esta tarde.

» Sentí como las lagrimas salieron de mis ojos, no pude detenerlas. Primero mi padre y luego mi madre, después seguiría yo. Yo me sentí culpable de las dos muertes, todo fue mi culpa. Miré el rostro de Valeria, tenía una enorme sonrisa ante mi sufrimiento.

» — Estaba tan placida comprándose unos vestidos, ladrona. — volvió a bufar y no pude evitar lanzarle un fuerte grito que erizo su piel, asustada retrocedió tropezando con su cama y empezó a gritar a todo pulmón a los guardias informándoles de mi presencia.

» Antes de que llegaran a la habitación salí por la ventana rápidamente, y di un salto desde el techo de la cocina. La puerta de esta se abrió repentinamente y dos guardias salieron por ella, corrí lo más rápido que pude hasta las caballerizas de la hacienda.

» Tomé un caballo, el más joven de todos y me abrí paso atreves de la cerca de piedras. Cuando mire hacia atrás más de veinte hombres seguían mis pasos entre la oscuridad de la noche caminando. Debía tomar una ventaja antes de que tomaran sus caballos y me alcanzaran.

» No sabía hacia dónde ir. No conocía un lugar en donde esconderme. Me sentía atrapado, sin salida. Hasta que llegaron a mi mente las palabras de aquella mujer: “Volverás mañana a este lugar en cuanto el sol se oculte” el cementerio, pensé y anuncie al caballo para que cambiara de dirección.

» El cementerio estaba totalmente desolado, no podía escuchar ningún ruido, y apenas podía lograr ver algo entre las oscuras sombras que me rodeaban. Me detuve justo en la tumba de mi padre, el mismo lugar donde había conocido a la mujer. Me bajé del caballo y di unas vueltas por el lugar, pero no había signos de ella.

» — ¡Aquí estoy, como lo dijiste! — exclame mirando a hacia mi alrededor. — ¡Aquí estoy!

» Pero no contestó, eso me puso más nervioso. Miré atreves de la senda que conducía al cementerio y pude ver el halo de las antorchas encendidas de los guaridas, seguramente habían seguido las pisadas del caballo, en poco tiempo estarían ahí cazando mi cabeza.

» — ¡Aquí estoy! — repetí una y otra vez. — ¡Aquí estoy, mi salvadora! — dije estremecido.

» Y de entre las sombras una fina risa hizo presencia.

» — Estaba esperando que me llamaras de esa forma. — dijo la mujer envuelta en los extraños trapos. — Como te lo anuncie, volverías aquí esta noche.

» — Los guardias vienen por mí, necesito un lugar donde esconderme. — dije entre jadeos. Mi respiración se estaba acelerando al igual que mi corazón.

» — Yo te salvare, porque eso soy, tu salvadora. — se acercó hasta mí y me olfateó detenidamente. — Aun queda de mi sangre en ti, eso facilitara las cosas.

» Pude escuchar las voces de los guardias cada vez más cerca. Mire hacia el sendero y ya habían atravesado el perímetro del cementerio. Era cuestión de segundos para que llegaran hasta donde estaba.

» — No te preocupes, no pasara nada. — colocó sus frías manos en mis mejillas, dejándome ver una pequeña sonrisa entre los trapos, eso me conforto. Sorpresivamente con la ayuda de sus manos movió mi cabeza en un rápido movimiento, solo escuche un crujido y caí al suelo.

— De esa manera morí, Mijaíl. — le confesé resignado. — De esa manera perdí mi alma, perdí todo lo humano que tenia y me convertí en el monstro que soy. El asesino nocturno que soy. Y ¿sabes que es lo mejor? Que lo disfruto como no tienes idea…
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

11 comentarios:

  1. wow fascinante Juan! me hizo imaginar cada escena y oler es sangre en el cuerpo de Ludo, es bueno el libro, y tu haces que nos metamos en él, imaginando cada piedra, cada lápida y cada detalle que lo engalana. Felicidades !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar!!!! te lo agradezco mucho, de verdad :) Espero publicar el siguiente capitulo pronto,saludos jaja

      Eliminar
  2. Hola Juan no sabía que así te llamabas :D del premio que te dejé la mecanica es la siguiente:
    publicas en una entrada tus respuestas a los incisos a, b y c y respondes las preguntas.
    Así tal cual como lo hice yo, sólo que las respuestas ya serían tuyas y nominas a siete blogs que se los quieras entregar.
    el link es este:
    http://rbcbook.blogspot.mx/2013/02/premios_1942.html
    y me paso a ver tu primer capitulo!! :D gracias!!
    RBC.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan claro que te puedo recomendar en el blog, sólo me pasas la sinopsis de tu blog? y ya armo la entrada! un gran abrazo.
      RBC.

      Eliminar
    2. Gracias, por donde te mando la sinopsis?? :D

      Eliminar
    3. Puedes enviármela en mi sección de contacto, ahí mismo en el blog, te dejo el link de todos modos:
      http://rbcbook.blogspot.mx/p/blog-page_6.html
      te agradecería si me dejas lo siguiente:
      1.-Nombre de la historia
      2.-Género
      3.-La sinopsis
      Por que pienso hacer algo especial. Ya que me lo mandes lo organizo todo y te aviso o si te da una vuelta por el blog lo verás vale?
      Un gran saludo que estés muy bien.
      Saludos enormes.

      Eliminar
    4. Listo, ya te mande la informacion, muchas gracias por todo :)

      Eliminar
  3. Excelente!! Continúa muy interesante!! Felicitaciones!!

    ResponderEliminar
  4. Venga que es excelente, no me canso de leerlo XD Es realmente bueno, poco puedo decir ya, sabes lo que pienso del escrito y eso es que me fascina :D
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias betty :) presume que tu eres la primera persona en leer esta historia :) jaja

      Eliminar