Latest Posts:

Recomendaciones literarias infantiles



Aprovechando la fecha, en México (desconozco si en otros países también) el 30 de abril se celebra el día del niño, es por eso que nos hemos puesto las pilas para traerles algunas recomendaciones literarias para que se las muestren a sus hijos, hermanos, sobrinos, primos, etc., y que los adentren desde pequeños al mundo de la literatura.




El maravilloso mago de Oz
Lyman F. Baum



Arrancada de su hogar en Kansas por un tornado, la pequeña Dorothy aterriza en un lugar desconocido junto a su perro Toto. La única persona capaz de devolverla a casa es el mago de oz, que vive en ciudad esmeralda. Así empieza la travesía de Dorothy por un país maravilloso, una aventura plagada de obstáculos y peligrasen la que contará con inestimables aliados: un espantapájaros sin cerebro, un león sin coraje ...



Matilda
Roald Dahl



Matilda es una ávida lectora de solo cinco años. Sensible e inteligente, todos la admiran menos sus mediocres padres, que la consideran una inútil. Además, tiene poderes extraños y maravillosos... Un día, Matilda decide liberarse y empieza a emplearlos contra la abominable y cruel señorita Trunchbull. Más de 17 millones de ejemplares vendidos en el mundo.







Momo
Michael Ende

Momo es una niña muy especial, posee la maravillosa cualidad de hacer sentir bien a todo aquel que la escucha. Pero la llegada de los hombres grises, que pretenden apoderarse del tiempo de las personas, va a cambiar su vida. Será la única en no dejarse engañar y con la ayuda de la tortuga Casiopea y del Maestro Hora, emprenderá una aventura fantástica contra los ladrones de tiempo.



El Principito
Antoine de Saint-Exupery


Viví así, solo, sin nadie con quien hablar verdaderamente, hasta que tuve una avería en el desierto del Sahara, hace seis años. Algo se había roto en mi motor. Y como no tenía conmigo ni mecánico ni pasajeros, me dispuse a realizar, solo, una reparación difícil. Era, para mí, cuestión de vida o muerte. Tenía agua apenas para ocho días. La primera noche dormí sobre la arena a mil millas de toda tierra habitada. Estaba más aislado que un náufrago sobre una balsa en medio del océano. Imagina, pues, mi sorpresa cuando, al romper el día, me despertó una extraña vocecita que decía: Por favor..., ¡dibújame un cordero!
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario