Latest Posts:

Mi primera colecta


Hola lectores :) Regreso con una entrada más después de haberme ausentado demasiados días, ya saben, el típico pretexto de la escuela. Como he estado de matado en la universidad, no he tenido tiempo de tocar ningún libro y pues aprovechare para retomar un poco el objetivo principal por el cual se había creado este blog, para relatarles un poco de lo que he hecho este semestre en la carrera.

Comencemos con mi primera colecta de campo, la cual se realizo en un jardín botánico de la ciudad llamado “Parque Sinaloa”.


El clima es cálido en verano de Julio hasta Septiembre y moderado en los meses de invierno con mínima en el mes de Diciembre, las lluvias son escasas y variables, pero abundantes en el mes de Septiembre. El riego en el jardín es por inundación y el sistema de riego por aspersión está instalado y en fase de inicio. El Parque Sinaloa, cuenta con dos viveros de propagación de especies, con objetivo de reproducir las diferentes especies vegetales que ayuden a conservar las diferentes condiciones ambientales de la región.

Se reproducen diversas especies de plantas de la flora regional, también las diferentes especies vegetales de flora introducida, que están aclimatadas a nuestra región y que forman ya, parte importante de la riqueza de la región, actualmente existe 250 especies de árboles diferentes aproximadamente con mayor variedad de palmas, razón por la cual el parque era llamado el jardín de las palmas.


 

La practica inicio a las 9:00 am después de habernos trasladado desde las instalaciones del instituto en uno de los autobuses oficiales de este. Al llegar un guía turístico, el cual es biólogo (e hizo babear a todas las chicas) nos dio un recorrido por todo el parque y aprovecho para contarnos un poco acerca de la historia del lugar. Fue magnífico conocer cosas que nunca me hubiera imaginado en todos estos años que he visitado el parque con mi familia.

Después del recorrido la profesora nos dio indicaciones previas para iniciar la colecta, hubieran visto nuestros rostros; algo extraño entre nervios y felicidad por ser nuestra primera colecta. Con decirles que un día antes fui a comprar mis guantes. Volviendo al tema, las indicaciones constaban en cómo mantener un perfil cuidadoso sin arriesgarnos a tener un accidente. En el caso de que encontráramos un alacrán o araña, que la tomáramos con los guantes puestos y auxiliados de unas pinzas de disección. Eso aumento más nuestro nerviosismo.

Cuando menos lo pensamos la profesora nos dio el banderazo de salida y tal como si fuera una carrera todos nos dispersamos como niños corriendo por todo el lugar. Lo primero que pensé y se lo dije a mi equipo “Vamos a la hojarasca” que era una parte cubierta por arboles donde el suelo tenía un enorme grosor de hojas secas. Así que llegamos y con mucho cuidado comenzamos a levantar porciones de hojas hasta llegar al suelo, pero no encontrábamos nada.

Así estuvimos como 5 minutos cuando alguien grito “he encontrado un ciempiés” minutos después “he encontrado otro ciempiés” grito otro equipo, seguido de “he encontrado una araña” hecho por otro equipo. Volteo a ver a mis compañeros de equipo y todos me miran con desespero y de la misma forma les devolví la mirada.

Decidimos seguir avanzando a otra área mas alejada. Esta estaba cubierta por bamboo por lo que era más fácil encontrarnos con algún ejemplar, pero solo encontramos palomas muertas. Fue entonces que decidimos recargarnos en un enorme tronco que servía como decoración cuando uno de mis compañeros observo algo en el interior del tronco. En animal estaba de espaldas, tenía un pelaje café brillante y lo primero que me hizo pensar es que era un gato. Una de mis compañeras aficionada a los gatos hizo el ruido característico de estos, llamando la atención del individuo y mostrándonos su rostro para llevarnos la sorpresa de que no era un gato. 

Era hermoso, sea lo que fuera, no pudimos evitar soltar una exclamación al verla y en ese momento hizo un horrible gruñido mostrando sus enormes colmillos puntiagudos a punto de atacarnos. Lo primero que hicimos fue alejarnos del lugar y llamar a la profesora la cual observo al animal, informándonos que era un tlacuache.



Seguimos nuestra colecta, esta vez revisando en la corteza de los arboles donde encontramos unas lagartijas que se alimentaban de unas hormigas, rápidamente nos colocamos los guantes y nos dispusimos a colectarlas, pero se escapaban. La profesora ávidamente, tomo una lagartija depositándola en el frasco letal. Y nos dijo una frase muy importante:

Nadie nace con habilidad para el campo ni la venden en una tienda, ustedes consíganla.

Después colectamos unas hormigas, una tijereta, cochinilla de humedad, pero aun nos faltaba lo más importante para mí: una araña o un alacrán. La verdad no es que me gusten pero para esa colecta era como el premio mayor.

Decidimos trasladarnos casi al final del parque, donde se encontraban los invernaderos. Pedimos permiso al vigilante para mover algunas masetas y debajo de una jaba, se encontraban unos enormes ejemplares de araña. Esta vez decidí solo observar a mis compañeros los cuales tuvieron mucha dificultad para colectarlas pero al final lo consiguieron. (No quiero saber cómo le hare cuando lleve la materia de artrópodos no insectos) Esa fue nuestra última especie colectada, regresamos al punto de reunión donde ya estaban otros alumnos presumiendo sus ejemplares.


Otra de nuestras sorpresas fue que la profesora quería que tomáramos algunas hojas y ramas de árboles y las colocáramos en prensas botánicas. Por lo que tuvimos que regresar a tomar algunas muestras para después colocarlas en las prensas siguiendo las indicaciones de la profesora. Lo más chistoso fue que los jardineros accionaron las bombas de agua para regar, por lo que todo mundo entro en pánico, juntando mochilas, prensas botánicas, papel periódico y las muestras colectadas.

Se podría decir que eso fue lo más fácil, porque después tuvimos que encontrar el género y especie de cada individuo por nosotros mismos. Ahí nos ven, comparando imágenes de animales con nuestras colectas y contactando biólogos egresados para que nos ayudaran. Después de mucho estrés valió la pena haber realizado una de las actividades que mas disfrutan los biólogos; excepto yo, a mi me gusta el laboratorio.

Recomendación:
Durante las colectas es importante que si tienen algún percance avisen de cualquier situación a su profesor o compañeros, ya que cualquier error insignificante podría ser la terminación de su vida. Comento esto, porque un compañero fue mordido por una araña y no aviso de esto, hasta una semana después, ya que la herida estaba muy grande y estaba avanzando a través de su mano. La profesora lo llevo al hospital y por suerte no fue nada grave. Así que por favor, cualquier cosa aunque sea la de menor importancia deben de comentarla.









Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios:

  1. woooo, Juan me dejaste impactada, te soy sincera cuando publicaste en tu perfil la frase de mi colecta, no le di importancia, pero ya después me dio curiosidad y leyendo tu publicación me llevaste contigo hasta donde realizaste tu practica de campo, me divertí mucho leyendo tus experiencias, y muchas felicidades por las colectas que recogiste.

    ResponderEliminar