Latest Posts:

Reseña: "Los hornos de Hitler de Olga Lengyel"




Paso a dejarles una nueva reseña de un libro que me impacto mucho. Compre este libro en una feria que se puso en la ciudad, llevaba tiempo buscándolo en las librerías hasta que lo encontré debajo de un enorme monton de libros viejos. Los hornos de Hitler es un libro que fácilmente lo puedes terminar en unas 3 noches, no porque sea una lectura fácil, sino porque la trama del libro te hace querer seguir leyendo palabra por palabra para saber que pasara, les dejo la reseña:


Ficha técnica
Título
Los hornos de Hitler
Título original
hitler’s ovens
Autor
Olga Lengyel
Editorial
Diana
Formato
Tapa dura
ISBN
9789681310103


Sinopsis del libro:
Estrujante relato de una sobreviviente de los campos de Auschwitz y Birkenau. Dantesca visión de cinco chimeneas arrojando el humo de la carne quemada de centenares de miles de seres humanos, entre ellos los padres y los dos hijos de la escritora.
Obra sin eufemismos, crónica auténtica y documentada del sadismo organizado, de la brutalidad sistematizada, de la monstruosa promiscuidad con que se llevó a cabo el genocidio más desalmado y repulsivo de la historia. Un testimonio irrefutable de los criminales "experimentos científicos" realizados con seres humanos vivos.
¿Cómo eran y actuaban las bestias de Auschwitz y Belsen? ¿Quién fue Joseph Kramer, juzgado como el criminal número uno en el proceso de Luneburg?
Olga Lengyel conserva como testimonio de esta terrible experiencia las cicatrices y la marca del cautiverio, pruebas indelebles que mantienen incólumne su espiritú de humanismo. En Los Hornos de Hitler la autora narra al mundo civilizado el horror y la perversidad que imperaron en los campos de exterminio nazis

Reseña:
Para poder hablar sobre este libro se deben tocar muchos temas controversiales, los cuales han sido debatidos por años para descifrar la naturaleza del acto para realizar tales atrocidades. Por lo siguiente tratare de hacer una reseña sin introducirme tanto en esos temas, solo dar a conocer la obra de Lengyel.
Este libro está basado en hechos reales, los cuales sufrió la propia autora dentro de su estancia en un campo de concentración. Comienza narrando su vida antes de la segunda guerra mundial, como vivía tranquilamente al lado de su familia hasta que las tropas alemanas llegaron a su ciudad y fueron llevados a los famosos trenes.
Desde ese instante comienza a narrar los actos de desesperación que tuvieron las personas, pues había escuchado rumores acerca de lo que pasaba en los campos de concentración. La mayoría creían que solo iban de vacaciones pero algunas sabían ciertamente que les esperaba la muerte.
Cada capítulo es un testimonio de la autora de lo que vivió; maltratos, humillaciones, hambre. Si no hubiera referencias acerca de lo que paso en los campos, podríamos pensar que la propia autora creó una novela ficticia, sacada toda de su imaginación. Pero desgraciadamente no es así.
Rodeada de un horrible ambiente logro conocer a dos de los peores asesinos de la historia de los campos de concentración: “Josef Mengele y Irma Grese.
Al final del libro te das cuenta de cómo la autora de tener una familia, un empleo y una casa, pasa a no tener nada más que su vida. De esa forma me di cuenta que hay veces en que las personas somos materialistas y peleamos por cosas que no valen la pena y no apreciamos cosas tan simples como nuestra vida.

En resumen:
Un buen libro que al final te deja un buen sabor de boca. En mi caso, me di cuenta de muchas cosas que no apreciaba, como mi familia, una playera vieja incluso un plato de sopa. Cosas que siempre están en tu casa y que nunca imaginas que te las arrebataran. Cosas simples que no necesitan de lujos ni de marcas. También me enseño a apreciar mi vida, que creo yo, fue lo más importante.


Acerca de la autora:
Olga Lengyel (19 de octubre de 1908– 15 de abril de 2001), fue una escritora y enfermera húngara, nacida el año 1908 y fallecida en Estados Unidos el año 2001.
Lengyel nació en Rumania, en una región dominada por Hungría. En tiempos de la Segunda Guerra Mundial estudió enfermería y fue esposa del doctor Miklos Lengyel, a quien asistía en su hospital de Cluj-Napoca antes de ser deportados a Auschwitz en 1944 donde a su llegada perecieron sus padres e hijos, su esposo murió después poco antes de su liberación.
Lengyel fue la única superviviente de su familia y escribió sus vivencias en su libro Five Chimneys (Los Hornos de Hitler, en la edición española), que se publicó en 1947. Su vida posterior al Holocausto fue dedicada a mantener la memoria de los hombres, mujeres y niños que murieron como resultado de la Segunda Guerra Mundial.
Después de la guerra, emigró a los Estados Unidos. Según el website de "The Memorial Library", Olga fundó la Librería Memorial, localizada en el número 58 East 79th Street, la cual fue auspiciada por la Universidad del Estado de Nueva York. Olga murió el año 2001, a la edad de 93 años, habiendo sobrevivido a Auschwitz, la pérdida de su primer marido, dos hijos y sus padres en el campo de concentración de Auschwitz, y después de haber batallado y sobrevivido a tres ataques separados de cáncer.
Su testimonio, durante el juicio de Bergen-Belsen, contra el Dr. Joseph Mengele fue contundente. También contra el SS Hauptsturmführer (Capitán) Josef Kramer, Comandante del Campo de Concentración de Birkenau; Irma Grese, famosa celadora SS de Birkenau y el Dr. Fritz Klein, rumano quien hizo injustificables experimentos científicos con prisioneros.

Dedicatoria:
“Dedico este libro a la memoria de mis padres, de mi esposo e hijos, y a mis congéneres de todas las nacionalidades y credos; así como a la inocente población civil europea que sufrió la matanza de millones de seres asesinados por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.
También dedico este libro a los héroes de guerra que ofrendaron su vida para evitar la consumación del sueño de los alemanes: Aniquilar a todas las naciones y crear un mundo habitado únicamente por alemanes, bajo la protección de Wotan su terrible dios pagano”
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

19 comentarios:

  1. Al encontrar el Holocausto expresando su agonico relato no deja de asaltarme la idea de preguntarme en que estaba pensando la humanidad, aquellos contemporáneos de las almas llevadas al genocidio si posibilidad de defensa...nadie puede alegar ignorancia y decir "no sabíamos lo que pasaba"...sabían y así ...igual los dejaron proseguir. Excelente redacción de la sinopsis, reseña y resumen...de càtedra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, muchas personas sabían lo que estaban cometiendo y aun así decidieron proseguir con los actos de maldad. También MUCHAS personas sabían lo que estaba pasando en esa parte de Europa y decidieron no meterse en esos asuntos por miedo o quien sabe que pretextos... espero que este libro sirva de recuerdo para que nunca se vuelva a cometer un acto como ese. Gracias por comentar y sobre la redacción, no sé si lo dices enserio o sarcasmo jaja saludos :)

      Eliminar
    2. ami me parece demasiado curioso el libro por que a pesar de todo lo que sufrio de tomo la molestia de tomar fotos?
      de donde saco las fotos que desde la pagina 124 se muestran que en la referencia dice "fotografia suministrada por Olga Lengyel"
      el mejor libro pero en parte no entiendo

      Eliminar
    3. bueno anonimo x k t preocupas por las fotografias, ho a la mejor heres aleman, y piensas que es pura mentira, yo el libro lo ley y m parecio coherente todo lo que narra olga, y son varios testimonios en otros lobros k comentan lo mismo, esperemos que no se vuelba a repetir tal genocidio en contra de cualquier ser humano, ..

      Eliminar
    4. aseoriaaguila, tuve que leer 3 veces para entender lo que escribiste. ¿Realmente leíste el libro? porque tu falta de ortografía está a Nivel Dios y por eso tengo mis dudas.
      Por cierto, hay más de 1.200 millones de musulmanes que no creen en el holocausto y del mundo occidental hay unos cuantos millones que no tienen ascendencia alemana, que tampoco creen que ocurrieron. Resulta que hay gente que sabe leer y ESCRIBIR BIEN, con ello procuran realizar análisis de la historia usando la lógica, las estadísticas, las historias de los revisionistas, los videos de testimonios de judíos de campos de concentración que aún viven y que contaron que nunca les trataron mal, por lo tanto la mitad del mundo NO CREE que tal cosa tuvo lugar.
      ¿Te enteras o sólo lo entiendes si escribiese con groseras faltas de ortografía?

      Eliminar
    5. La cuestión no es si sólo hay alemanes revisionistas y (casualidades de la vida), también pro-nazis que a la vez que lo niegan, desearían que hubiera sucedido realmente (como realmente sucedió)

      De hecho, entre estos lumbreras se cuentan, además de alemanes: ingleses, españoles, y hasta sudamericanos bastante poco "arios". Afortunadamente son siempre una minoría, igual que no se puede usar la palabra "alemán" como sinónimo de nazi.

      En otro orden de las cosas, ¿asesoría? Con esa forma de escribir jamás lo habría dicho xD

      Eliminar
  2. Te agradezco, Juan, compartas con nosotros este libro, que ni lo conocía. En realidad el Holocausto Judío fue algo terrible, pero siendo justos, la Rusia Soviética fue aún más cruel que la Alemania Nazi (mataron muchas más personas); lamentablemente no hay tanta publicidad al respecto y por eso sólo se ve al exterminio nazi como la única atrocidad internacional del siglo pasado. Te recomiendo mucho leer "La Lista de Schindler" (de seguro viste la peli) y la novela corta de Stephen King "El Alumno Aventajado" de Stephen King, que también posee una gran adaptación cinematográfica; por último "Los Niños del Brasil" de Ira Levin, de la cual el filme basado en él no le hace justicia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te recomiendo mucho este libro, es una joya!! y tomare tus recomendaciones, te lo aseguro, saludos

      Eliminar
  3. al igual que vos cuando lo leí entre en conciencia de lo importante que es la vida,si bien lo material es parte de nuestra vida diaria no hay que dejarse llevar por ella al punto de estrujarnos el corazon y nos deje vacios de todo lo bueno que tenemos como seres humanos...

    ResponderEliminar
  4. es el libro mas exageradamente mentiroso que he leido

    ResponderEliminar
  5. Me Pareció Muy Bueno (:

    ResponderEliminar
  6. Tanto las películas, como los libros que tocan este tema del genocidio, son sumamente interesantes, absorven nuestra atención, queremos saber hasta el último detalle de los sucesos, desafortunadamente vemos las noticias del día y nos damos cuenta que las atrocidades de algunas personas siguen estando vigentes, como es secuestro y violación de niñas, robadas de su escuela, aqui en México miles de personas ejecutadas o desaparecidas, sabemos por las noticias de la existencia de campos de concentración, que en menor escala pero también se cometen. Bueno así estamos en este tema tan dificil de comprender. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. ESTA PARTE DE LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD, COMO TANTAS CONOCIDAS Y DESCONOCIDAS QUIZAS NOS AYUDEN REALMENTE A PENSAR EN TODOS LOS INDIVIDUOS O PERSONAS DEJANDO DE LADO TODO PREJUICIO QUE TRAEMOS EN NUESTRA ENCEÑANZA. EL MUNDO ES EL ESENARIO DE LA VIDA Y TODOS DESEAMOS SIMPLEMENTE VIVIR. DEJEMOSLES A LOS JOVENES LA BANDERA DE LA LIBERTAD EN LO MAS ALTO, EN LA TIERRA DE LA MEMORIA.

    ResponderEliminar
  8. Leyendo un artículo de Joseph G. Stano de título “La Casa de Orwell” le cita a esta escritora, acusándola en este su título como panfleto e inventando una industria en Auschwitz donde los judíos eran convertidos en “salchichas”. De hecho ella admitía que se habían gaseado a 36 millones de judíos. He visitado ambos campos de concentración, Auschwitz y Birkenau y reconozco que impactan pero a medida que leo documentos sobre ello, cada vez soy menos creyente de lo que nos ofrecen los partidarios del Holocausto. Por lo pronto entre la credibilidad entre un judío y un alemán, opto por el segundo. No veo razonable que pudiendo eliminar a un ser humano de un simple disparo en la cabeza, como hacían en las checas rusas, los alemanes optasen por gasearlos en cámaras de gas con todo el peligro que suponía el gas Zyklon B en su manejo. No es de recibo que se comience diciendo que fueron 50 millones y se acabe con 6 millones de seres sacrificados. Incluso cuando los rusos entregaron a la Cruz Roja Internacional los Registros de Muertes del campo de Auschwitz, documentados escrupulosamente solamente superaba los 74.000 muertes, en vez de los 4 millones y medio que se sigue admitiendo. Si se incineraron los cadáveres era porque la abundancia de agua en la capa freática era muy abundante. (Presencié la incineración de mi difunta madre, en un horno incinerador actual, moderno, y no nos entregaron las cenizas hasta pasadas 24 horas). En el relato, con carbón mineral incineran a cientos por hora y miles por día. Incluso se intentó devolver las cenizas a sus familiares. Se oculta que la Cruz Roja internacional tuvo acceso a los campos y documentó sus visitas a los mismos. Y para terminar he de decir que aunque inhumano, creo que le falta decir a la autora que desde dichos campos se enviaban prisioneros a trabajar en los túneles de Proyecto Riese (Der Riese) lo que razonablemente hace suponer que eran más campos de trabajo que de exterminio. Vean si no estas direcciones:
    https://es.wikipedia.org/wiki/Der_Riese
    https://es.wikipedia.org/wiki/Proyecto_Riese
    http://www.historiassegundaguerramundial.com/lugares/montanas-owl-y-st-georgen-an-der-gusen-las-fabricas-nazis-subterraneas/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro person que quiere creer que no pasó nada, pero que se alegraría de que hubiera pasado.

      Que los alemanes tienen más credibilidad que los judíos? Si tú pretendes tener credibilidad, intenta mostrarte más imparcial y objetivo, y menos nazi.

      Usaron las cámaras de gas en lugar de balas porque al principio usaría balas y se demostró poco práctica por diversos motivos. Resumiendo, al final les fue mejor delegar en los sonderkommandos.

      En fin, es una vergüenza y me hierve la sangre cada vez que leo barbaridades como la tuya. Es simplemente insultante para la memoria de esas pobres víctimas.

      Eliminar
  9. Después de leer este documento saco las siguientes conclusiones: Da la triste impresión que las tropas alemanas eran poco menos que las de Pancho Villa. Describe a los mandos del campo (S.S.) de brutos, soeces, malintencionados, insensatos y ladrones. El campo donde conviven miles es un antro de suciedad, anarquía y desorganización. El cometido de la autora en el campo baila de una profesión a otra o peor aún se permite la libertad de ir por libre y “escaquearse” de sus funciones. Mientras en el campo llueve y nieva en abundancia, algunas presas solamente pueden beber de los charcos en el suelo. Tienen que vaciar una zanja del agua acumulada por la lluvia pero en otras pueden quemar cadáveres a profusión. Persiguen con saña al clero católico cuando en la misma Alemania, ese mismo clero tenía asegurada su paga mensual. Más: en la misma Rusia, mientras los comunistas cerraban las iglesias, las tropas invasoras alemanas las volvían a abrir para el culto a los cristianos rusos ocupados. El robo en los campos u “organización”. Podía ser en los rusos del Gulag. En los campos alemanes el simple robo estaba castigado con 25 golpes de palo. Se fusilaba a aquellos vigilantes que hurtasen alimentos de los paquetes enviados a los prisioneros aunque fuesen de las S.S. (Cuenta A. Solyenitzin en su obra “Archipiélago Gulag” que un muchacho de unos 15 años, delincuente (malolietka), huérfano de padres, con el propósito de vivir del robo una vez liberado del campo, ante la pregunta de Alexandr, de qué hizo cuando su Kiev estuvo tomada por los alemanes respondió: “Bajo los alemanes estuve trabajando. Qué se cree, ¿qué con ellos se podía robar? ¡Lo fusilaban a uno en el acto!”) Según Olga, en su campo estaba a la orden del día. Tampoco es creíble ver a los SS dando latigazos cual domadores de fieras, ir equipados de revólveres como en el lejano oeste o que sonasen campanas como si estuviesen en una misión jesuítica. Son frecuentes las imprecisiones sobre números o situaciones, solucionándolo con dos cifras aproximadas para no equivocarse. Abundan igualmente las generalizaciones para evitar tener que dar más detalles. Cae en el exceso de atribuirles demasiada brutalidad a los verdugos y heroísmo fácil a las víctimas. Tratándose de un campo de exterminio debería haber descrito con más precisión cómo se gaseaba a los vivos y cómo se eliminaban sus cadáveres. Curiosa la descripción de las chimeneas echando llamas cada vez que quemaban cadáveres. Da la triste impresión que la gasificación lo hacían según les diese la “vena”. El dato que da la escritora sobre el paso de Genevieve de Gaulle por Auschwitz-Birkenau es falso. No estuvo en ese campo sino en el de Ravensbrück, donde también estuvo otra escritora sobre este tema, Margarete Buber-Neumann con su obra “Prisionera de Stalin y Hitler” y dando datos más creíbles que los que nos detalla Olga. Y por fin otro detalle importante: Auschwitz y Birkenau son dos campos que distan kilómetro y medio uno del otro. Si prestan atención al documentos, tan pronto está en Auschwitz como en Birkenau como en los dos a la vez (Auschwitz-Birkenau) ¿Es esto razonable?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Tratándose de un campo de exterminio debería haber descrito con más precisión cómo se gaseaba a los vivos y cómo se eliminaban sus cadáveres."

      Todo muy bien expuesto, y realmente muchas cosas no se te pueden refutar porque no hay manera de saber si la señora Lengyel se inventó algo de lo que relata en su libro.

      Pero en el texto que te he citado te delatas como nazi al poner en duda la función del lager, y pierdes credibilidad. Lástima, se te vio el plumero, ibas bien.

      Eliminar
  10. cuales son los géneros y temas que desarrolla o desarrollo

    ResponderEliminar